Skip to main content

¿Han aumentado los suicidios y los pensamientos suicidas en los últimos años? 

Si, el número de suicidios y de personas que acuden a consulta con pensamientos suicidas ha aumentado.

Muchas personas acuden para solicitar ayuda por otros motivos pero en terapia aparecen, como parte de los síntomas, estos pensamientos e ideaciones suicidas que perturban mucho a los pacientes.

¿A qué es debido? 

Muchas veces se ve el suicidio como una «solución «, es la única salida posible a situaciones que no se pueden resolver. O puede ser la única forma accesible para dejar de sufrir.

A veces se ve el futuro tan desesperante y negativo que aparecen los pensamientos suicidas como la única manera de escapar a ese futuro.

Existen problemas reales y problemas mentales que generan un enorme sufrimiento y el suicidio se pasea por la mente en forma de ideación como una salida plausible y que ofrece cierto «alivio mental» precisamente porque se ve como una forma de dejar de sufrir. En la adolescencia muy a menudo los grandes problemas tienen que ver con lo relacional (el grupo social es especialmente importante en esta etapa de la vida) problemas como el bulliyng o la exclusión suponen un gran peligro.

¿Qué podemos hacer con los pensamientos suicidas? 

Si tenemos relación con una persona a la que vemos deprimida, aislada, triste, callada o que directamente habla de pensamientos suicidas es conveniente hablar, preguntar, atender estos síntomas.

Acudir a un especialista, ya que son problemas muy complejos y difíciles de trabajar.

Muchas veces se intenta no hablar del tema porque es un diálogo emocionalmente muy doloroso, sobre todo con personas queridas, además da mucho miedo hablar de este tema por las emociones implicadas y por las posibles repercusiones de la conversación. Por ello lo más aconsejable es atender los síntomas y derivar a un profesional con el que poder hablar de forma más libre.

Teléfonos de ayuda 

Son un método eficaz como una primera acogida y escucha a estas personas que se encuentran tan mal y no tienen a quien acudir.

El tener esta opción es importante porque aquí se encuentra un espacio donde se sientan escuchados, atendidos y no juzgados.

Muchas personas sienten vergüenza al hablar de esto, o no quieren preocupar a sus seres queridos, por ello estos teléfonos son de gran ayuda para realizar una escucha en la que no estén estas emociones.

Desde aquí se pueden derivar a centros donde seguir una terapia de ayuda.

¿Cómo ayudamos a estas personas desde un tratamiento psicológico? 

Los pensamientos suicidas son un síntoma. Son un síntoma muy grave que hay que atender porque puede llevar a la muerte, por tanto es imprescindible disminuir y rebajar el malestar para evitar el peligro inmediato, pero estos pensamientos no son el problema en sí.

En ocasiones se requiere la ayuda de algún fármaco temporal para regular emociones y poder trabajar en terapia.

Cuando una persona piensa en el suicidio es porque existen problemas que le han llevado a ello. Estos problemas pueden ser más o menos complejos y una parte muy importante del terapeuta es averiguar que ha llevado al paciente a desarrollar estos síntomas tan graves (ideación suicida).

La terapia es un trabajo profundo donde se van gestionando las capas dañadas de la personalidad que han llevado a esta gran crisis. Los problemas que hay por debajo pueden ser más o menos complejos y en función de ello la terapia va a ser más o menos larga y complicada.

TERAPIA DEPRESIÓN MADRID

Hay que analizar los factores externos e internos que están dañados o mal gestionados y que hay que reparar. Además estos factores pueden ser más recientes o tener un origen en el pasado donde se han producido traumas que han dañado la personalidad y que no están reparados.

La autoestima suele estar muy dañada y es necesario mejorarla para que la persona tenga más capacidad de enfrentarse a sus problemas.

El objetivo de la terapia es analizar las necesidades del paciente, los problemas de personalidad, los traumas y los problemas circunstanciales de la persona. Es necesario descubrir todo lo que ha llevado al paciente al punto de pensar en el suicidio. Dotar a la persona de las herramientas necesarias para encontrar otras soluciones a sus problemas.

Mercedes Muñoz

2 Comments

  • Yo dice:

    Tenemos que aprender a aceptar el hecho de que alguien decida poner fin a su vida y así nadie lo haría a escondidas ni de forma dramática y los que se quedan no sufrirían tanto. Deseo que la gente lo entienda y poder hablarlo y hacerlo con la seguridad de que nadie va a sufrir por ello.
    Me gustaría mucho que mi familia lo entendiera y no tener que esperar a la vejez o a que la enfermedad siga su curso. Yo quisiera morir ahora mismo y no lo hago por venganza o con la idea de dañar a los demás, tampoco busco llamar la atención ni hay una solución que buscar. La gente decide miles de cosas cada día, ( que hijos tener, trabajo, carrera, etc ), y no han necesitado de mi aprobación para ello ¿Porqué no puedo decidir yo, sobre algo que es importante para mí?

  • Maria Padilla dice:

    Gracias Alejandro por tu aportación. Cuando alguien decide poner fin a su vida eso porque hay mucha desesperanza y sufrimiento. Pero es imposible que la gente de alrededor no sufra por las consecuencias de esta decisión, porque te quieren. Nos puedes contar más sobre tu caso por si entre todos viésemos una salida para poder ayudarte.

Leave a Reply