Qué tratamos

Cada persona tiene vivencias y emociones que se ajustan a su historia, a su personalidad, al estilo educativo recibido, incluso la carga genética también influye. El abanico de sintomatología se multiplica teniendo en cuenta que cada persona es un mundo. Es importante estudiar bien cada caso para aportar la ayuda necesaria para que la persona pueda recuperar el control lo antes posible.