MANEJO DEL ESTRÉS

Mantener una situación de estrés constante puede dar lugar a ansiedad y problemas más graves.

El trabajo, los estudios, las responsabilidades del hogar… todos estos factores pueden provocarnos un estrés que no sepamos gestionar de forma adecuada. Los resultados a medio y largo plazo son enfermedades mentales o físicas como taquicardias o problemas relacionados con el corazón

El tratamiento
Necesita educación emocional como primer punto de atención.

Si, en general, nos movemos por lo que los demás piensen o esperan de nosotros, nuestro “motor” de recuperación estará lejos de ayudarnos. El trabajo en estos casos se centra en trasladar el foco de control hacia nuestra persona, y por ejemplo, aprender a ser asertivo, esto es: la capacidad de saber decir NO cuando sea necesario sin por ello ofender o molestar a nadie.


Pide una cita

Los procesos actuales para ayudar a gestionar el estrés están muy automatizados o normalizados, y permiten una recuperación casi absoluta para la gran mayoría de pacientes.

La primera cita es gratutia