DEL CONFLICTO A LA ARMONÍA

 

 

La armonía familiar es un lujo que se puede alcanzar con una intervención personalizada. Es una de las terapias más difíciles porque son muchas variables a manejar y cada miembro ha de hacer un trabajo personal de empatía o resolver un conflicto interno añadido para poder afrontar una comunicación eficaz desde un aprendizaje diferente.

 

Una terapia familiar es exponer una comunicación problemática con interferencias. Desde esta práctica restablecer con herramientas la expresión de opiniones desde la tolerancia, respeto y aceptación para llegar a una comunicación asertiva: Me puedo expresar poniendo límites para que no me hagan daño y además trabajar un lenguaje que el otro comprenda.

 

En las dinámicas familiares se eliminan las culpabilidades. El psicólogo investiga con la familia posibilidades sanas de cada miembro para potenciarlas. Se estimula el reconocimiento de formas inadaptadas de relacionarse para reemplazarlas por otras más resolutivas.