IMPULSOS & REFLEXIÓN

 

 

Cuando percibimos que nuestro hijo se comporta de una forma poco reflexiva, que se deja llevar por sus impulsos, que le cuesta mantener la atención al hablarle y además empezamos a recibir notas del colegio en las que se nos dice que no lleva las tareas hechas, olvida el material o se despista en las explicaciones del profesor, molesta con su conducta en clase, etc., podemos estar antes un trastorno llamado “Déficit de Atención con Hiperactividad” (el último componente, la hiperactividad, se manifiesta sobre todo en la incapacidad para estar sentado mucho tiempo) pero también puede ser “Sin hiperactividad” (afectando en este caso más a la dificultad para mantener la atención).

 

Cada vez hay más evidencia científica que nos informa de la existencia de ciertas zonas cerebrales que no habrían realizado las conexiones necesarias para la correcta coordinación de tareas de la forma esperada para su edad.(Hacer click para más información).