Una oportunidad para superarla

 

Son  manifestaciones de  ansiedad. Los miedos y fobias responden a un estímulo amenazante. Los tipos de fobias pueden ser:

 

Fobia Social: Las personas son el estímulo fóbico. En general se manifiesta cuando no hay confianza pero también podría ser que se desarrollase incluso con personas familiares o cercanas. Se caracteriza por la evitación de acontecimientos sociales, anticipación de pensamientos negativos sobre exponerse a hacer el ridículo, a qué pensarán de mí. Cuando la persona se atreve a asistir a un acto social, tiende a permanecer callada para no hacerse notar. Normalmente se esconde una baja autoestima detrás de este tipo de fobias.

 

Fobia Generalizada: Son preocupaciones continuas por acontecimientos cotidianos. La temática puede ser miedo a que les pase algo a mis seres queridos, que mi hija suspensa el próximo examen, cuando alguien se ponen en la carretera. Suele haber una ansiedad anticipadora que se pone en la peor de todas las opciones. Es un miedo más estable y permanente que intenso.

 

Miedo a hablar en público: A la hora de hacer alguna conferencia, dar una opinión delante de otras personas lo vives con ansiedad. Es más el miedo a la situación que la intensidad de los síntomas que se dan justo cuando estás en el momento. Aunque a veces se igualan los síntomas.

 

Fobia específica: Se desarrolla cuando existe un miedo intenso ante una situación, objeto o animal. Por ejemplo miedo a las serpientes,  fobia a volar. Son fobias más fáciles de tratar sobre todo cuando la persona  disfruta de una vida plena, cuando no está expuesto al estímulo fóbico.

 

Agorafobia: Miedo o pánico a los espacios abiertos como supermercados, conciertos, lugares donde normalmente hay mucha gente. El cerebro interpreta que si me pasa algo nadie se dará cuenta en atenderme o se produce agobio al no saber cómo reaccionará la gente al verme mal.

 

Claustrofobia: Miedo intenso a los espacios cerrados como los ascensores, habitaciones con puertas cerradas o ventanas pequeñas.

 

Hipocondría: Miedo intenso a enfermedades, médicos, hospitales, revisiones médicas.

 

Las fobias o miedos normalmente no se dan de manera aislada. Suelen ir acompañados de otros cuadros que interaccionan entre sí y hacen complicada la superación de la fobia.

 

Cuando los miedos son muy intensos y duraderos en el tiempo es posible que desemboquen en crisis de pánico.

 

El tratamiento consta de desensibilizar la situación o estimulo fóbico hasta que la intensidad de la ansiedad que provoca evolucione a cero.