UN MOTIVO PARA AVANZAR

 

 

Una pareja nos puede proporcionar tanto amor como dolor. Es una figura de amor, de apego que elegimos a nivel íntimo y puede convertirse en un acompañante enriquecedor y estimulo de crecimiento personal  como puede convertirse en ese acompañante que nos provoca la mayor inestabilidad sufrida.

 

Todo es muy bonito hasta que deja de serlo. Es difícil mantener unos sentimientos amorosos hacia alguien cuando le vemos el causante de daño. Si sentimos que NO me comprende, NO  me cuida, NO le importan mis problemas, NO respeta mis hobbies…

 

La inercia primera es intentar que mi pareja cambie pero cuando vemos que no es fácil todo se vuelve oscuro y quizás sea hora de plantearnos cambiar más hábitos con ayuda externa si realmente merece la pena.

 

En Capital Psicólogos nuestros expertos en pareja llevan años acompañando a las parejas a salir del agujero; a veces lo hacen de la mano y otras salen pero mirando cada uno hacia uno mismo.

 

Nuestra dinámica es iniciar una entrevista conjunta y otra individual a cada miembro de la pareja. Desde la primera sesión se dan unas directrices a seguir y se empieza a trabajar con ambos aunque a veces hay que focalizar la atención en uno de los dos miembros hasta que se nivelen y se pueda empezar lo que es una verdadera terapia de pareja.

 

Muchas veces se inicia previamente una terapia de compromiso o una terapia de convivencia porque llegan desde unos parámetros bastante alejados el uno del otro. La experiencia en este campo nos dice que si el amor existe y la motivación de la decisión es intensa, la probabilidad de éxito es muy alta.