SE PUEDE REPARAR EL DAÑO

 

 

El protocolo para parejas, vengan con el problema que vengan, es iniciar una entrevista conjunta, en la que ya, desde la primera sesión, se dan unas pequeñas directrices a seguir. Se pide el registro mediante unos cuestionarios que se han de completar de manera individualizada. Estos cuestionarios versan sobre la pareja pero también hay preguntas sobre la historia personal. Las siguientes dos sesiones están dedicadas a una entrevista  individualizada a cada miembro de la pareja. Es importante ver la percepción de cada uno, su punto de vista sobre el problema, las causas o el origen que cada uno interpreta.

 

En terapias de pareja convencionales es muy frecuente cometer el error de iniciar una terapia de pareja cuando uno de los dos miembros, necesita una atención más personalizada antes de llegar a la terapia conjunta. Incluso a veces necesita terapia propiamente dicha. En ocasiones los participantes no están preparados para iniciar una terapia porque ni siquiera son capaces de llevar unas mínimas normas de convivencia.

 

La evaluación inicial es muy importante, en Capital Psicólogos invertimos las 3 sesiones iniciales más los cuestionarios en una método evaluativo, lo bastante potente como para poder incluso a trabajar desde el principio incluyendo las entrevistas iniciales que, como se ha dicho antes, se va orientando con directrices mínimas que empiecen a garantizar pequeños cambios al menos en la dinámica de relacionarse dentro del mundo marital.

 

Consideramos muy negativo el estrés que supone para cada uno, el que la pareja funcione con altibajos, al tratarse, como hemos dicho al inicio de esta sección, de una figura íntima de amor. Entendemos la necesidad de reparación y a veces el proceso es laborioso, por ello, es fundamental ponerse en manos de profesionales que cuenten con una larga experiencia en este campo y ayuden a dotar de herramientas desde casi las primeras sesiones.

 

Las discusiones recurrentes o dificultades en la comunicación son problemas de pareja frecuentes. A veces hay problemas añadidos como celos, falta de confianza, problemas con la familia de origen, insatisfacción sexual o infidelidad, entre otras.

 

Afrontar los conflictos de pareja con ayuda puede hacer construir una pareja fuerte y basada en pilares fuertes de comunicación y confianza mutua.